Sierra Norte Bike Challenge – El desafío MTB de la zona centro

Sierra Norte Bike Challenge 2018

Sábado 3 de noviembre, momento de afrontar una de las pruebas más exigentes de mountain bike de España: Sierra Norte Bike Challenge (SNBC), 210km non-stop y casi 5.000 metros de desnivel positivo acumulado. Salida en Lozoya, a un recorrido circular que nos mostraría algunos de los mejores rincones de la Sierra Norte de Madrid.

 

El día (o la noche) comenzaba pronto, sólo eran las 03:45 am cuando toca el despertador. Rutina típica precompetición y poco después de las 05:30 ya me encontraba en Lozoya. Pocas dudas para elegir la vestimenta: de largo y bien abrigado, los primeros compases de la carrera nos llevarían durante varios kilómetros a más de 1.700 metros de altura.

 

Apenas 5 minutos después de las 06:30 comenzábamos a pedalear casi 400 participantes. Momento de encender las luces, el GPS y el ciclocomputador, por momentos dudo si voy en una bicicleta o en una atracción de feria, pero así lo requieren las características de la prueba. Sin tiempo de calentar comenzamos la exigente ascensión de casi 10 kilómetros que nos lleva hasta la zona conocida como la “Horizontal”, que nos regalaría unas increíbles panorámicas del valle del Lozoya una vez hubo amanecido.

 

Frío, viento y nieve nos acompañarían bastantes kilómetros. Los organizadores nos prometían que SNBC sería todo un RETO, un desafío, y no defraudaron.

Con bastante cuidado tocaba afrontar largos tramos de nieve aprovechando las rodadas que había dejado algún vehículo a motor: vista al frente, sin dudar y manteniendo una cadencia constante, las claves para superar estas zonas.

 

La nieve, poco a poco iba perdiendo presencia, comenzábamos a descender y tocaba hacer uso del GPS para elegir los caminos correctos que nos llevarían hasta el primer avituallamiento, el del kilómetro 45, en Robregordo. Tras pasar la carretera nacional era el turno de afrontar otra exigente subida, que nos llevaría cerca de la zona del Pico de las Tres Provincias. Me encuentro bien, algo cansado, pero con ganas de hacer una buena subida y llegar lo antes posible al segundo avituallamiento, donde me esperaban mis compañeros. Sólo fueron necesarios un par de kilómetros para comprobar que algo no iba bien, poco a poco me quedaba sin fuerzas hasta quedar reducido a un zombi (de la variedad ciclista-semi-muerto). Sufriendo y padeciendo conseguí llegar hasta el kilómetro 60, no sin antes perder muchísimo tiempo. Era momento de afrontar los últimos 10km de mi tramo, por suerte, cuesta abajo.

 

Allí estaban Kike y Mario esperándome… ¡Qué alegría verlos! Los abrazo y rápidamente me dirijo a comer al avituallamiento (cura para dejar de ser un zombi). Entrego a Mario el localizador y sale como un verdadero cohete; no podíamos esperar menos de todo un Iron Man. Kike espera pacientemente a que coma y me cambie de ropa y nos dirigimos a Venturada, el siguiente punto de relevo, en el kilómetro 150. Allí compartimos un rato de charla y comemos mientras vemos a los primeros participantes volar sobre la bicicleta.

 

Sin perder el ojo del móvil para saber en todo momento cómo le va a Mario, ayudo a Kike a prepararse. Va a ser su turno. No está nervioso, pero tampoco relajado.

Mario cumple y en 4 horas completa el recorrido como nos prometió. ¡Qué fenómeno!  Ha puesto el listón muy alto, Kike lo sabe y esto creo que le da un plus de motivación.

Toca compartir otro rato de charla, esta vez con Mario. Intercambiamos detalles de la carrera mientras repone fuerzas con un plato de arroz. No va a poder quedarse hasta el final, así pues, tras dejarle me dirijo hacia Morcuera para dar los últimos ánimos a Kike. Todo va de maravilla, con tiempo suficiente de hacer el descenso hasta Rascafría con luz diurna. Sólo me resta esperarlo en meta. Después de 12 horas y 12 minutos desde que se diera la salida, Kike celebrara con un caballito su llegada a meta. Él también ha volado. ¡Enhorabuena equipo!

 

Satisfecho con la carrera, la organización, las charlas con los compañeros de oficio, los gritos de “por ahí no es, da la vuelta”, etc. Y muy contento con la elección del formato de relevos, era mi primera vez y estoy convencido de que no será la última.

 

Nos vemos el próximo año, 2019, en Sierra Norte Bike Challenge.

 

Como siempre, muchas gracias por vuestro tiempo e interés. Os invito a que dejéis vuestros comentarios o preguntas. No olvidéis suscribiros al Newsletter para estar enterados de todo lo que publico y conseguir gratis la Guía de entrenamiento ciclista que he creado, pensada para todos aquellos que comenzáis a montar en bici.

 

Original photo: CanoFotoSports

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
Share This